sábado, 31 de enero de 2009

Miss you...


Podría decirlo en muchos más idiomas y dialectos y sé que aún así no llegarías a entender la magnitud de mi sentimiento.


¿Cómo entonces?


Escucharte era un vicio y la abstinencia me saca de quicio condenándome a la tristeza: las horas no pasan más y toda tarea que emprendo sin ti se prolonga ad infinitum.


La soledad deprimente se siente cuando viajo en colectivo y ya no te tengo conmigo.


Mis manos echan de menos el tacto de tus curvas y su suave firmeza.
Eras el centro de mi vida.


Pasamos buenos momentos, a pesar de que muchos se sorprendían al verme con vos y generabas rechazo. Por eso, salir con vos, implicaba un reto que yo siempre estaba dispuesto a sobrellevar. Igual nunca me importo, vos me dabas lo que yo estaba necesitando: alegría, reflexión, rebeldía, motivación… me regalabas todo eso a cambio de escucharte.


Si estaba deprimido bastaba con oír tu dulce susurro y ya me olvidaba de todo lo malo y me sentía mejor.


Conocía cada parte de ti, pero no todos tus misterios. Al tacto de mi mano te encendías y me hacías vibrar, no sé como funcionaba, nunca lo averigüe, pero supongo que tampoco era necesario.


Es cierto que lo nuestro ya no marchaba. Yo no supe cuidarte y te maltraté, pero nunca lo hice de forma consciente.


Mas debo ser sincero, ya tengo a alguien nuevo en mente. Muchos de mis amigos me lo sugirieron con anterioridad pero yo me rehusé…

secretamente esperaba que esto sucediera… dada tu naturaleza… y la mía… era esperable…


Y ahora que ya no hay vuelta atrás iré a su encuentro; no tiene tus curvas como las tuyas pero a cambio de eso promete más fidelidad.


Solo espero que dure más: su nombre es MP4 y hasta puedo ver videos. Gracias Discman, fue buenos mientras duró.


Discman Philips Expanium 3290 te voy a extrañar! Aunque te esté por reemplazar sé que hoy comienza una nueva era en mi vida.

1 comentario:

  1. La costumbre inevitable de los hombres...


    jajaja!, me gustó mucho.

    ResponderEliminar